Son aquellos que se colocan de forma vertical, distanciados cada 40 ó 60 cm entre sí, y encargados de tomar una pequeña porción de carga y trasmitirla a la platea de fundación. De esta forma se logra que la descarga sea axial con cargas puntuales uniformemente distribuidas.

Los PGC se utilizan para materializar muros (portantes y no portantes), vigas, entrepisos, techos y otras estructuras.

Se presenta en distintas medidas y espesores.